TOS

La tos es un reflejo de protección del cuerpo para expulsar mucosidad y patógenos de las vías respiratorias.

La tos no es una enfermedad, pero sí un síntoma señal de que existe algo que impide a nuestro sistema respiratorio funcionar con normalidad. Normalmente se trata de afecciones leves como los resfriados, aunque puede tener diversas causas.

 

Posibles causas de la tos

  • Infecciones respiratorias (resfriados, gripe)
  • Irritación (contaminación, tabaquismo, etc.)
  • Cambios de temperatura, aire seco
  • Reacciones alérgicas
  • Tos psicológica (estrés, nervios)
  • Asfixia o falta de aire
  • Enfermedades respiratorias crónicas (EPOC)
  • Efecto secundario a medicamentos

 

 ¿Tos seca o productiva?
Existen principalmente dos tipos de tos: tos seca y tos productiva.
En la tos seca no hay mucosidad, pero sí hay un estímulo que causa la tos. La tos seca es molesta e irritativa.
En cambio, la tos productiva consiste en tos que expectora mucosidad, de manera que ayuda a expulsar la mucosidad presente en las vías respiratorias. La tos productiva no conviene cortarla, pues impidiendo la salida de mucosidad ésta puede acumularse, empeorando la situación. Cuando existe mucosidad pero la tos no consigue expulsara, hablamos de tos improductiva.

 

 

Signos de alerta frente la tos
Se debe acudir al médico en caso de:

 

  • Si los síntomas empeoran o persisten después de 3-4 días de tratamiento
  • Fiebre superior a 38°C o que persiste durante más de 2 días.
  • Dificultad respiratoria
  • Tos con sangre
  • Pitidos y sibilancias al respirar

Esta información tiene carácter meramente informativo y en ningún caso sustituye la opinión de un profesional de la salud. 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto